Esta entrada también está disponible en: Inglés

melancólico500x707

Su movimiento visualiza las extremidades y se mueven a partir de las articulaciones, del esqueleto. La imagen de su danza con respecto a la forma, es de líneas, movilizando las extremidades (brazos, piernas y cuello) en un intento de estructurar su mundo exterior. Tienen la capacidad de disociar el cuerpo en el movimiento. Tienden a encorvar, a cerrar el eje (hacer redondos hacia dentro). Son muy mentales y creativos, de gran resistencia al esfuerzo.

Tienden a un movimiento lento y denso, con gran profundidad, presencia y concentración en el no movimiento, con mucha fuerza interior, dando como resultado una mirada perdida, que no vacía. Bailan construyendo un mundo intimo, prefiriendo un espacio reducido.

Tipología corporal: Leptosomático

 

Su mundo mental y espiritual hace que no contacten fácilmente con el exterior, lo que le provoca en el contacto a veces confusión o absurdo, llevándonos a su mundo de humor particular.

Manifiestan la respiración en el baile. Dan sensación de espiritualidad y elevación o de estar en otras dimensiones.

Se acercan a un dibujo del Ballet, la danza Butoh, ó la danza contemporánea limitando la ondulación, los giros y los deslizamientos al suelo.

Transmisión emocional: La profundidad, la intensidad, la concentración y el ensimasmiento consigo mismo. El dolor humano es parte de su bagaje, así como la incomprensión que da a la locura, y el conflicto de la vida interior con lo que nos ofrece esta sociedad.

Su virtud es el carisma, la fuerza interior, de ahí emana su creatividad, son muy artistas. En desequilibrio manifiestan tristeza, melancolía o dolor. Su trabajo de verticalidad le da sensación de elevada y etérea. La elección de la soledad, teniendo dificultad de contacto con otros.

Ejemplos de bailarinas de esta tipología son Alicia Alonso, Maya Plisétskaya, o Pina Bausch.

 

Dimitris Papioannou. 

 

Kylián, J. (1989). “Falling Angels”

 

Pina Bausch