Recientemente he visto la película documental «The Atlantis Rising» (El Resurgir de la Atlántida) en la que unos investigadores sitúan la antigua y desaparecida Atlántida en el sur de la Península Ibérica. Civilización que vivió en el 4.000 a.C., lo que la convierte en la más antigua y que sólo conocíamos a través de las descripciones que plasmó Platón en sus libros.

Como cuenta el documental, se puede observar que la construcción atlante en el Coto de Doñana consta de tres círculos concéntricos rodeados de agua, y en Ciudad Real se ha encontrado un templo dedicado al Dios Neptuno el cual es completamente circular y curvo, y en el que también podemos hallar agua en su interior. Además se han descubierto otros templos de construcción similar a lo largo del Mar Mediterráneo.

No conocemos mucho todavía de la cultura atlante, pero sí que la forma de sus templos y construcciones eran de formas redondas y curvas. Si comparamos estas construcciones con las realizadas en el Antiguo Egipto, por ejemplo, podemos deducir que, probablemente, estamos tratando con dos formas de vida y de relacionarse diferentes y opuestas: una “lineal” y otra “curva”.

Todo esto se debe a que predominaban tipologías corporales diferentes en cada civilización, ya que opino que existe una relación directa entre la forma de la anatomía corporal predominante de un pueblo o civilización con la forma de su expresión creativa. Entre los egipcios predomina la tipología corporal “leptosomática” o “ectomorfa”, semejante a los corredores maratonianos egipcios o marroquíes: alargados, pequeños, delgados, fibrosos y muy resistentes.

La cultura egipcia, caracterizada por sus construcciones lineales de pirámides, por su sociedad estructurada, por la geometrización de su escritura, la constante representación de figuras corporales alargadas, delgadas y aisladas, al igual que la dificultad e inteligencia de las construcciones o de los jeroglíficos, lo que nos está dando una idea de que se trata de una civilización bien estructurada, organizada e inteligente, muy mental, seria, responsable, trabajadora, muy vertical, lineal, concreta y espiritual.

Si en el Antiguo Egipto predominaban culturalmente las expresiones lineales y eran de tipología corporal lineal, ¿puede ser que los atlantes elaboraban sus creaciones curvilíneas porque su forma de pensar y su cuerpo también eran curvilíneos?

Observando las características psicológicas de los egipcios y su forma, en contraposición, podríamos extraer que la civilización atlante sería una civilización armoniosa, equilibrada, llena de vitalidad y alegría, social y muy creativa, en la que se intentaba realizar las tareas de forma fácil y equilibrada, y que el objetivo de sus habitantes era, fundamentalmente, el de disfrutar la vida.

Investigación para la defensa de mi TFM del Máster de Artes Escénicas de la URJC, en la que invite a cuatro personas de diferentes tipologías a interpretar libremente una música dada. A partir de sus interpretaciones cree las coreografías que interprete ante el tribunal como experiencia corporal de los temperamentos en la danza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies